My grandfather passed away last week [June 12,] the day before his 86th birthday. He is/was such a rare example of how a man should live, love and give for his family.

He got as far as the 5th grade, started working as a water-boy in the sugar cane fields in Puerto Rico in the 1940’s, slowly worked his way to owning his own trucking business. A legacy that is still strong in our family.

He was loyal to our Abuela (he called his Barbie) and faithful to the Lord in everything he did. Selflessly raised our mom as a single child and taught us how to be men that love unconditionally first, ask questions later.

The photo below was taken on the mountain across their home while visiting family. He was always contemplating and sharing words of wisdom. Our pain is great but we know he’s resting in God’s presence.

I decided to put together a video of clips I took while he lived with us in Miami. My way of honoring him for everything he did for our family. Below is also a letter I wrote to my grand-father; some thoughts I didn’t get to share with him.

We miss him dearly.

 

Taken in Quebrada Fajardo, Puerto Rico | 2010 Taken in Quebrada Fajardo, Puerto Rico | 2010

 

Querido Abuelito,

Hay tantas cosas que me gustaría contarte que no llegue a decirte pero lo mas importante para mi es darte gracias.

Gracias por todas las lindas memorias que nos diste cuando nos cuidabas de chiquitos. Cuando íbamos al Pueblo a comprar pan caliente en las mañanas. O cuando nos montabas en el tractor contigo para cortar la grama. O Cuando me quedaba dormido en tu pansa mientras veiamos películas de karate en blanco y negro, aunque no entendíamos lo que los chinos decían, tu siempre te inventabas algo. Gracias por llenar nuestra niñez con tantos lindos recuerdos y con tanto amor y cariño.

Gracias por ayudar a mama y papa a criarnos en la fe. Aunque los tiempos es tuviesen difíciles o “las vacas flacas” tu fe siempre se mantenía al 100 por ciento. Gracias por ser ese ejemplo, de como los hombres de Dios deben ser. Un hombre como tu, no hay muchos. Tu humildad y sencillez fueron de ejemplo en mi vida. Ayudaste a muchos sin esperar nada en retorno, me imagino que hasta muchos que están aqui esta noche para celebrate.

De todas estas cosas te doy gracias, Abuelito. Pero lo mas que te doy gracias es por mi mama, nuestra mama. Mami nos amo por que tu la enseñaste desde chiquita como amar. Puso nuestras necesidades antes de las de ellas por que tu hiciste lo mismo. Gracias por amarla, añoñarla como tu princesa. Para mi, eres el ejemplo de como los hombres deben amar a sus esposas y a sus hijos, siempre poniendo la familia primero. A mi me queda mucho por aprender pero gracias a Dios por darnos un Abuelo como tu. Tus esfuerzos no serán en vano.

Te quiero mucho Abuelito. Que disfrutes tu casa nueva, estamos muy celosos pero se que nos veremos pronto.